10 de junio de 2015

Carta de una madrastra a una madre





Escrita con propósito de enviarla a su destinataria real pero con la impresión de que no haría sino empeorar la cosas, aquí os dejo la carta que he escrito este fin de semana a la madre de mi hijastra. Al menos la leeis vosotras, que seguro que en algo coincidimos.




Querida Xxx,

Tras los múltiples whatapss recibidos por mi marido el pasado fin de semana donde criticas abiertamente mi persona y la mala influencia que ejerzo sobre tu hija (mi hijastra) he decido ponerme en contacto contigo con el fin de que comprendas algunas cosas.


Tu falta absoluta de empatía, tu idea de que ostentas la verdad absoluta y tu incapacidad de autocrítica me sorprende e irrita a partes iguales pero voy a hacer un último esfuerzo para evitar tus mensajes tóxicos sobre mi vida familiar.


Vamos por puntos:

  • Te recuerdo que tú has querido la CUSTODIA monoparental y has hecho todo lo posible para desprestigiar al padre de tu hija y evitar que le otorguen la custodia compartida que solicita desde hace años y que, de hecho, ejerce en la práctica. Este hecho en sí mismo, ya dice bastante poco de ti como madre y mujer porque sabes que es un padre estupendo, que vivimos muy cerca para facilitar las cosas, que sigue con detalle toda la vida de la niña, que es, simplemente, un buen padre.
  • Ya que tienes legalmente la custodia de tu hija conviene recordarte que la custodia otorga unos derechos y también una serie de OBLIGACIONES. Tu hija llega a mi casa con lo puesto, es decir, con el uniforme, del que ni siquiera compras muda ni unos calcetines para que vaya limpia desde mi casa. No le preparas nada de nada para los días que está en mi casa, es decir, para aprox el 40%  del tiempo, y tenemos además que comprar todo tipo de ropa y calzado (además de disfraces, material escolar y extraescolar, y un largo etc.) para cubrir lo que se supone que tú debes hacer con la pensión de alimentos que ya recibes y que asciende a una cuantía muy elevada. Si quieres ejercer una custodia compartida, te invito a que la firmes delante del Juez.  
  • Tú has llegado a decir que tu hija es la babysitter de mis hijos. Puedo asegúrate que no lo es. Es la HERMANA mayor de mis hijos, juegan, se cuidan, se pelean como hermanos que son. En ocasiones, tu hija acompaña a sus hermanos a la piscina o a un cumple, como mis hijos pequeños acompañan a tu hija cuando es a la inversa. Somos una familia de cinco miembros y trabajamos en equipo para que todos aprendan lo que es respeto, paciencia, solidaridad y FAMILIA. Tú que vienes de una familia grande supongo que sabes a qué me refiero. Me parece increíble que teniendo tres hermanos puedas ser tan cerrada en reconocer la importancia de los hermanos en la vida de niños y adultos. A este respecto te pediría encarecidamente que dejes de llamarlos medio-hermanos o hermanastros, a tu hija le duele y nos ha contado avergonzada el desprecio con el que te refieres a ellos. 
  • Amenazas con denunciarme porque dices que te insulto y te provoco con mi saludo cuando coincidimos en la puerta del colegio. No quisiera ponerme más paternalista pero de nuevo tengo que recordarte que saludar es un acto de cortesía y buena educación, importante siempre, pero sobretodo en la puerta de un colegio y delante de tu hija y la mía. Debemos dar ejemplo. Esto no significa que te aprecie o quiera ser tu amiga, tan sólo que soy una Sra. educada y que tu presencia realmente no me altera. Te saludo como a docenas de personas con las que me cruzo a diario. Si quieres hacer más el ridículo puedes intentar denunciarme por saludar, pero los riesgos de que se rían de ti son bastante altos. Piénsalo bien. Yo por mi parte te seguiré saludando. Lamento las molestias que mi sonrisa te produce. 
  • Dices que tu hija me tiene miedo y que le "pongo caras" cuando me cuenta cosas. Esto la verdad, sí que me ha dolido. A tu hija la quiero mucho y aunque no te doy mucha credibilidad, el simple hecho que digas que me tiene miedo me lleva a reflexionar y a repasar las cosas y conversaciones que tengo con ella. He analizado mucho y creo absolutamente que te equivocas. No me tiene miedo, en absoluto. Habla conmigo, ríe conmigo, me abraza, me besa, me toma el pelo, me coge de la mano, me dice te quiero al oído, me pide que la ayude a estudiar, que le ayude a lavarse el pelo, que le haga una trenza, comparte conmigo historias de sus amigas del cole, etc., etc. etc. No me tiene miedo. Mi percepción, contrastada con mi marido, es que lo que tiene es miedo de decirte que se siente bien conmigo y que tú consigues reprimir con tus paranoias todos los sentimientos positivos que tiene cuando está con nosotros hasta tal punto que tan sólo te cuenta las cosas malas (que también las hay). Las discusiones caseras, mi dolor de manos, la pataleta de su hermana… A lo que sí tengo que darte la razón es a eso de que "le pongo caras". Dicen que la cara el espejo del alma y yo, cuando me muerdo la lengua, pongo cara rara y se me nota que estoy incómoda. El otro día, sin ir más lejos, en una conversación antes de dormir, me dijo avergonzada y triste, que ella piensa que su madre está celosa de mí, que se lo han dicho sus amigas. Que te burlas en casa de su padre y de mí y nos críticas en el cole y que le da pena pensar que me voy a quedar sin amigos…imagínate mi cara. Pues un poema. Hombre podría haber dicho lo que pienso, que sí, que eres una celosa y enviosa y que tu comportamiento es despreciable. Pero al final lo que traté de trasmitirle es que no se preocupe por mis amigos, que los tengo y saben quién soy, que a mí lo que me importa es que ella sepa que la queremos mucho y que no hacemos nada malo. Y acabamos con un abrazo. Después me tuve que tomar un gintonic porque se me salía el corazón por la boca.
  • Unos días me llamas entrometida porque hago muchas cosas por tu hija, lo que te molesta. Otras dices, dices que como no es mi hija pierde oportunidades porque no nos preocupamos de ella, lo que también te molesta. En este punto te diré, lo primero, que te aclares. No puedes mantener un argumento y el contrario, porque pierdes toda la credibilidad. En segundo lugar, tu hija y mis hijos son iguales en mi casa, todos tiene las mismas oportunidades y su padre y yo nos ocupamos muy mucho en educar en igualdad.

En suma, por favor, deja de hacerme protagonista de tu papel de víctima, de tus conversaciones de maruja, de tus frustraciones. Se educada y vive tu vida, le harás un gran favor a tu hija para poder crecer con equilibrio y mentalmente segura y sana.

En próximas ocasiones si tienes quejas con respecto a mí, habla conmigo, soy una tipa bastante abierta y te aseguro que, al menos, te voy a escuchar.

Un saludo,

Mami y madrastra
 

22 comentarios:

  1. Animo, mucha fuerza y paciencia sobre todo. La nena sabe lo que haceis y con el tiempo lo bueno permanecerá en ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Almudena! Ahí estamos, entrenando la paciencia:)

      Eliminar
  2. Ánimos guapa. La madre de mi hijastra no es tan bruja, pero te entiendo perfectamente. Aguanta, el tiempo pone a todo el mundo en su sitio. Y tu hijastra te quiere con locura, estoy segura y lo único que hace la madre es tirarse tierra encima. Mucha fuerza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El amor de la peque es lo que me quita al final toda la amargura,pero hay días....:)

      Eliminar
  3. Hola Susana, te digo lo de todas, ánimo y paciencia con tu enfermedad. Pero por favor, nunca dejes de escribir en el blog, te necesitamos muchisimo. Es el rincón reconfortante que tú creaste y que nosotras compartimos.
    Por la carta, me parece genial que no la hayas mandado, efectivamente, no hubiera servido para nada. La supermámi que me ha tocado a mí es calcada a la tuya.Tambien lleva una temporada con el whatssapp terrible. Será la primavera, porque la verdad no me lo explico. Y que casualidad, que siempre es para reprocharnos que hemos hecho algo mal..................sin más. Lo bueno que tenemos es que la cría nos adora, y solo quiere estar con nosotros y en especial conmigo. Ayer mismamente cuando la fuimos a dejar en su casa me dijo en voz bajita.
    Ama........Te quiero y recuerda que te amo.
    Con estas palabras, la verdad, se me olvida lo BRUJA q es su madre.
    Tú quédate con lo bueno, que es lo que importa. Y tú sabes que la niña te adora, pero a las pobres las ha tocado vivir con esas brujas y tienen que torear con ellas, que no es poco.
    Un beso muy gordo para todas.

    Sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sol yo creo que nuestros casos son muy pareidos...ya lo hemos hablado en más ocasiones...y aunque no es consuelo, estoy encantada de contar con todas vosotras y vuestros comentarios!!!!

      Eliminar
  4. Que paciencia tienes que tener hija! Esa mujer no se da cuenta del daño que le está haciendo a su hijita?
    No tiene a nadie que la quiera (padres, hermanos, amigos)que le diga lo ciega que está?
    Creo que debería ser tu marido quien la ponga en su sitio, no dejes que su amargura os contagie
    Hay algo más bonito que estar con tu pareja y tus hijos, incluída la peque? Pues eso, disfrútalo y hazte impermeable, aunque sea dificil.
    Un abrazo grande, mucho ánimo
    Aguamarina
    Nota : no se si mi comentario saldrá repetido, lo intenté antes pero me daba error, disculpa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Aguamarina, creo que has dado en el clavo "no dejar que la amargura se contagie". Es un esfuerzo diario y supongo que con entrenamiento todo se consigue.. o eso espero:)

      Eliminar
    2. En nuestro caso no, no había nadie que pusiera freno a la madre, aunque la situación era una locura - y similar a la que cuenta susana- La conclusión es que a nadie le gusta meterse en líos con este tipo de madres obcecadas, y como al fin y al cabo "madre no hay más que una" - y suelen ser víctimas y madres coraje, todo a la vez-, pues cada uno encuentra sus excusas y quien lo paga es el menor. Más que una pena - que también- diría que es una cuestión de egoísmo.

      Eliminar
  5. Yo también creo que tienes demasiada paciencia. Una cosa es querer hacer bien las cosas, y la otra permitir que te amarguen la existencia. Yo me he amargado muchos años por culpa de la ex de mi marido, y ahora me arrepiento mucho. Si volviera a empezar, levantaría un muro inquebrantable entre mi familia y ella, y sobre todo dejaría para un sólo día a la semana los temas que tienen que ver con esa persona. No sé, como el lunes ya de por sí es un mal día, pues el lunes se contestan todos los whatsapps pendientes, se lucha por mail con el quebradero de cabeza de la semana, y ya ni se miran respuestas ni se responde ni se habla ni un solo segundo de nada hasta el siguiente lunes. Algo así.
    Creo que las segundas parejas vivimos un auténtico infierno, y sobre todo, queriendo ayudar a nuestras parejas, acabamos dejando que los problemas de ellos con sus ex se conviertan en protagonistas de nuestra vida...
    Pásala a una nota de pie de página, quítala ya de los encabezados de tus cartas, y de tu vida.
    ¡Y sigue escribiendo! Eres de mucha ayuda :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de nuevo por vuestro apoyo a que continue con el blog. Mentiria si no reconociera que el blog me da mucha vida y me ayuda y que vuestros comentarios de apoyo son muy muy importantes.

      Deberes para este verano que me apunto de tu comentario: "Pasarla a una nota de pie de página"!! Me encanta!!!!

      Eliminar
    2. Olvidé comentarte también que tu plan de dejar para un día los "asuntos relacionados" me parece muy buen planteamiento. Otra cosa que me apunto!

      Por cierto, tú consigues llevar lo a cabo? Nos puedes dar algunos consejos??? Gracias de nuevo por compartir tu experiencia.

      Eliminar
  6. Mirad lo que acabo de encontrar!
    http://unaf.org/blogfamiliasreconstituidas/servicio-de-atencion-a-familias-reconstituidas/

    ResponderEliminar
  7. Es justo la carta que yo le habría escrito a la madre de mi hijastro. Me siento reflejada punto por punto. Gracias por escribir la carta y compartir tu experiencia. El papel de víctima es muy cómodo. Lo complicado es tomar las riendas de tu vida y asumir la responsabilidad, que es lo que hacemos nosotras. ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  8. Después de pasar un fin de semana de pesadilla, he encontrado este blog que "me ha ayudado" a no sentirme tan mal. Me siento muy identificada contigo. En mi caso mi hijastra, la conocí con 5 añitos, me adoraba, jugábamos, nos la llevábamos a todas partes, la teníamos 1 semana si y otra no, aunque mi pareja no tenía la custodia compartida, pero a la madre le interesaba tener tiempo, y también el dinero de la pensión, en fin ese es otro tema que me ha hecho desconfiar de esta persona, por no decir otra cosa.
    Cuando nació mi hija, mi hijastra no pudo soportar los celos, y me hizo la cruz y la raya, empezó a desprestigiarme, a hablar mal de mi, a provocarme en casa, delante de su padre era una niña "buena", pero cuando el no estaba, no lo era tanto, le hacía feos a su hermana y por supuesto a mi. Se acabaron los abrazos y los besos, o eso de sentarnos juntas a ver una película en la televisión, o simplemente a hablar del colegio. A todo esto su mami, en vez de intentar que lo viera de otra manera, lo que ha hecho durante estos 5 años, es meter más leña al fuego. Con lo que la niña, ya no quiere estar con nosotros, porque dice que no es feliz y que yo no la quiero. Y encima tienes que escuchar, después de morderme la lengua durante años, para no hablar mal de su mami a la que adora y que aunque no se lo merece que su hija la quiera tanto, porque ha pasado de ella durante años, me suena lo cuentas del chándal, o también de meterlo en una bolsa todo arrugado, sin planchar, o no comprarla la camiseta de deporte nueva, aunque la tenía con un montón de manchas, o rota o corta etc...., lo entiendo porque madre no hay más que una.....Podría contar muchas anécdotas, pero me hacen sentir mal y solo espero que el tiempo ponga a todos en su sitio y que si he hecho daño a la niña que me perdone, nunca ha sido mi intención, no lo he sabido hacer mejor, me gustaría ver algunas en el papel de madrastras, y por supuesto a la primera a ella, porque si ya el de ser madre es difícil, el de madrastra ni te cuento.
    Besos y ánimos a todas a las que se encuentren en una situación difícil.

    ResponderEliminar
  9. Esta claro que hoy en dia hay mas madres malvadas que madrastras malvadas!!que pena q sean los niños los más afectados por culpa de unas descerebradas q tienen x madres,que no consienten q te quieran pero no les importa que pongas tu el dinero por ellas,que les quites tu los piojos a sus hijos,que les compres las cosas....y ellas indignadas giran la cara cuando te ven,con cara de asco,de no poder soportar tu presencia....lo que hay que aguantar chicas.También tengo que daros una buena noticia:al final los niños se dan cuenta de lo que hacen unos y de lo que hacen otros y he visto como le han plantado cara a su madre,cosa que creí que nunca vería!!Ánimo a todas y millones de kilos de paciencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé que era la única que vivía una situación así!! Saber que existen ustedes me anima a seguir adelante...yo tengo dos hijas mayores de mi marido y él tuvo otros tres mientras aún vivíamos juntos, fueron muchos años terribles para mí y mis hijas, saber que existía otra familia, me divorcié, pero me volví a casar con él hace dos años...descubrí que es el amor de mi vida!! lo amo, pero se trajo a dos de sus hijos a vivir conmigo y acepté porque la madre de los niños es así de terrible como ustedes las definen...también tuve que quitar piojos, también he tenido que llevar con médicos porque su verdadera madre no lo hace y pido kilos de paciencia al cielo porque no es nada fácil, y cuando van con su madre biológica los manda en mi contra!! ahora que leo sus historias me siento identificada y siento alivio cuando dices que las cosas mejoran con el tiempo...espero que este blog siga y me sigan dando consejos y ánimos...saludos!!

      Eliminar
  10. Ah y gracias por tu carta.Yo no soy madre,solo madrastra pero me identifico con casi toda la carta.

    ResponderEliminar
  11. Acabo de descubrirte y me siento totalmente identificada contigo. He decidido abrir un blog (www.madrastraporsorpresa.blogspot.com) sobre este tema para también poder desahogarme, ya que nuestro papel es para mi, en ocasiones tan importante como el de las propias madres. Mucha paciencia!

    ResponderEliminar
  12. Madre mía... eso me suena tanto... Tengo dos hijastros, el mayor vive con nosotros, su madre no quiso saber nada cuando nació... y luego otra de 11 hija de otra relación de mi marido. Cuando su madre se entero de que yo existía, le retiró la palabra a mi marido y solo ha hecho que meter mierda de su padre en la cabeza de la niña, denunciarlo en cuanto empezó a trabajar y a cobrar, por la manutención en lugar de llamarlo y recordarle que tenía que pagarla (estuvo tres años sin cobrar, y por lo tanto sin poder pagar la pensión... ) ahora le dice a su hija que mi hija no es su hermana porque no son hijas de la misma madre... entonces por esa regla de tres, su hermano mayor tampoco es su hermano... en fin... me quedo por aquí a leerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno que existe este blog, porque cuando me convertí en madrastra, sentí que era única en el mundo con una locura así...y saber que otras viven lo mismo reconforta y da fuerzas para seguir adelante. Mis amigas que no viven estas situaciones, no comprenden porqué soy capaz de hacer lo que hago, ellas no viven lo que nosotras vivimos...y no me entienden. Pero gracias por hacer éste blog que ayuda a desahogarse y a tomar consejos...

      Eliminar
  13. Hola no tienes algún grupo en el face

    ResponderEliminar