9 de enero de 2013

Sorpresas navideñas y propósitos para el nuevo año


Estas vacaciones navideñas no se han salido mucho de lo normal, ya sabéis: grandes dosis de familia, algún que otro regalo duplicado, mucho mazapán, roscón de reyes relleno de nata, y los platos imprescindibles (el cordero de mi tío y los pimientos de piquillo de mi madre).

Pero el fin del 2012 nos ha traído dos regalos que no esperábamos que llegaran tan pronto. Dos regalos que estoy segura nos harán muy felices en este nuevo 2013 y años venideros.

El primer regalo, aunque algo agri-dulce, ha sido una sentencia judicial que pone punto y final a las manipulaciones y chantajes emocionales de la madre de "la peque" y que nos permite vivir como familia sin tantos sobresaltos ni desasosiegos. No es el resultado por el que tanto ha luchado mi marido, ni el que se merece como padre, no reconoce la custodia compartida pero establece un tiempo intocable para ser padre e hija, para no vivir bajo la amenaza constante de no poder ver a "la peque", y que pone fin a peleas estériles sobre dinero.

Sólo espero que el 2013 – con todos sus días y sus noches - nos enseñe a perder el miedo cuando suena el teléfono por si a "la madre coraje" se le ha ocurrido una nueva queja o un cambio de planes repentino. Espero que el 2013 nos devuelva la serenidad y nos permita disfrutar de muchas noches cenado en familia.

El otro regalo sorpresa es un nuevo bebé que parecía que nunca llegaría. ¡¡Por fin seré tía!!! ¡¡Qué ilusión!! Un bebé que cumplirá los sueños de mi hermana de ser madre y los espacios vacíos de su abuela porque nosotros vivimos demasiado lejos. Un bebé que pondrá el punto perfecto de sal y pimienta a unas vidas que ya estaban demasiado acomodadas en rutinas de adultos.

El 2013 les traerá las primeras sonrisas, los primeros desvelos, los primeros besos…una nueva vida y una nueva forma de concebir la vida.

¡Qué más se puede pedir J!

Por mi parte, tras una reciente visita al teatro a ver "El Cavernícola" (por cierto, muy recomendable para reírse de uno mismo y de la vida en pareja), sólo tengo un propósito para este nuevo 2103. Un único propósito sí, pero desde luego más difícil de conseguir y de mantener en el tiempo que ir al gimnasio, perder peso o dejar de ver televisión basura.

Mi propósito es sentarme al lado de mi marido y simplemente estar. No atosigarle con mi charla, mis ideas, con la lista de la compra o con las tareas pendientes, tan sólo estar.

Parece simple, pero si conocierais mis ganas irrefrenables de hablar… y de organizar….¡sabríais que tendré que hacer un esfuerzo titánico!

Ya os contaré mis avances…si es que los hay.

5 comentarios:

  1. que grande eres¡¡
    "Sab"

    ResponderEliminar
  2. "Sab"09 enero, 2013

    Se puede felicitar ya a tu hermana?? que ilusion¡¡¡
    no digo nada por si es secreto???

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por esa buena noticia de tu hermana! yo estoy deseando ser tita!
    Y qué buen propósito..."simplememte estar"...a veces se nos olvidan las cosas más sencillas....y muchas veces son las más importantes y especiales.
    un beso kukla :)

    ResponderEliminar
  4. Hola! Me gustaría enviarte información relacionada con la maternidad; productos, consejos, actividades, gastronomía, etc. ¿Podrías facilitarme una dirección de correo electrónico? Puede ser interesante para tu blog. Saludos.

    Belén Mejías
    belen.mejias@allforone.es

    ResponderEliminar
  5. Me encanta ti blog! Que el 2013 te traiga lo que quieras y mucho mas!

    ResponderEliminar